Follow by Email

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)
Puedes adquirir el libro enviando un mensaje a huellasjudias@gmail.com

sábado, 28 de febrero de 2015

LOS HUESOS DE CERVANTES

(Foto: Fernando redondo)

Cervantes fue enterrado en las Trinitarias de Madrid y ahí siguen sus huesos. Un equipo de expertos se ha propuesto encontrarlos. No sabemos qué huesos encontrarán ni en qué estado. Como he escrito sobre Cervantes, me suelen preguntar qué opino de esta búsqueda.

Respondo que me parece bien. En un país en el que se desprecia e ignora a los mejores, no está mal que se empiecen a respetar sus restos. Descubrir los huesos de Cervantes será un acto simbólico de reconocimiento. Que, en el caso de hallarlos, su cripta se convierta en un santuario laico, con su comercio adherido, no es algo en sí mismo negativo, todo depende de lo que se haga o promueva con ese reclamo.

Pero esta búsqueda podría servir para algo más. Por ejemplo, para establecer de modo más fiable el origen judío de Cervantes a través del cromosoma Y, dado que no dejó descendientes. También, para confirmar o rechazar su vinculación familiar con su supuesta hermana Luisa Cervantes enterrada en un Convento de Alcalá de Henares. El cotejo del ADN en este caso es algo muy difícil y costoso, pero con el tiempo podría plantearse. También con un supuesto descendiente actual de su hermano Rodrigo, algo más sencillo.

Otra cosa es aprovechar el interés suscitado para acercarnos a Cervantes con mayor rigor y respeto hacia su obra y su persona. Francisco Rico ha llamado a Cervantes “meapilas” y “excombatiente de la División Azul”. Esta insultante boutade no tiene nada de graciosa y mucho de soberbia academicista. Cervantes murió pobre y si se hizo hermano de la Orden Tercera de San Francisco poco antes de morir fue por motivos prácticos, no porque fuera un católico militante o un beato. Basta leer su obra para darse cuenta de ello.

El problema está en que se ha leído a Cervantes con prejuicios y orejeras, tanto manchegas como católicas. Rico, como buen amanchegado y supuesto progresista, lanza estos juicios insostenibles. Al final uno tiende a creer a Andrés Trapiello que asegura que Rico no ha leído el Quijote. Si se hace con libertad, es imposible no deducir que Cervantes era de origen judío y leonés. Descubrir sus huesos está bien, pero mucho mejor descubrir la verdad.


miércoles, 18 de febrero de 2015

EL AHORA NO ES EL PRESENTE


(Foto: S. Trancón)

No podemos definir el tiempo.
No sabemos si es un hecho objetivo o sólo una construcción mental.
No hay modo de separarlo de nosotros mismos.
Lo concebimos, sin embargo, como algo objetivo, un hecho evidente que damos por supuesto.
El tiempo es algo que ocurre ahí fuera y sucede de modo absoluto e irremediable, al margen de nuestra voluntad.

El tiempo es algo que pasa, algo que transcurre y se va de modo inevitable.
Para hacerlo más objetivo, lo medimos y contamos.
Medimos y contamos el paso del tiempo como si fuera un objeto en movimiento.
Al darle continuidad le damos duración.

El tiempo es inseparable del espacio. Sólo podemos entenderlo con relación al espacio.
El tiempo es lo que un objeto tarda en recorrer un espacio.
Pero pasa lo mismo con el espacio. El espacio es aquello que se tarda un tiempo en recorrer.
No se puede definir lo uno sin lo otro. El tiempo es relativo al espacio y el espacio al tiempo.

Nuestra mente no puede funcionar sin la idea de tiempo y espacio.
Todo lo que podemos pensar e imaginar está encerrado y limitado por esos dos conceptos.
Para nosotros el mundo es todo aquello que se puede localizar en un espacio y que está sometido al paso del tiempo.
El paso del tiempo hace que todo cambie, y no hay cambio sin destrucción o desaparición de algo.

La idea del espacio y el tiempo la construimos a partir de la experiencia de nuestro propio cuerpo. Nuestro cuerpo ocupa un lugar en el espacio, se mueve y desplaza a través de él, y está cambiando constantemente.
Experimentamos que con el transcurso del tiempo se produce inevitablemente un deterioro de la fuerza, la salud y las habilidades físicas, hasta conducir a un final ineludible: nuestra propia muerte. La flecha del tiempo, por lo tanto, va en un sentido y no tenemos modo alguno de pararla ni de invertir su dirección.

Nace de aquí nuestra idea del tiempo como pasado, presente y futuro.
El presente es lo que sucede en cada momento, por oposición a lo que ya ha pasado o lo que todavía no ha sucedido.

Pero el presente es inaprehensible, porque para poder pensarlo tiene que haber sucedido.
Siempre estamos un instante por detrás del presente.
El tiempo es, por tanto, aquello que ha desaparecido o que todavía no ha llegado a suceder.
Como no podemos pararlo, todo es, o pasado, o futuro.

Descubrimos así el carácter totalmente subjetivo del tiempo.
El tiempo para nosotros no es más que un pensamiento.
Sostenemos el tiempo con nuestro pensamiento.

Aquí es donde podemos introducir una idea nueva: la de distinguir el ahora y el presente.
El ahora es lo que acaba de suceder, lo que sucede y lo que está a punto de suceder.
El ahora es el pasado, el presente y el futuro reunidos en la conciencia.
Nuestra conciencia puede superar esa idea del tiempo como pasado, presente y futuro separados.

El ahora es mucho más que el presente.
El presente es reducir el tiempo y la realidad a lo que está sucediendo en cada momento.
Vivir sólo en el presente es luchar inútilmente contra el paso del tiempo.
Dejarse absorber sólo por el presente es huir del pasado y temer al futuro.

El ahora es mucho más.
El ahora acepta y reconoce que el pasado sigue en el presente y que el futuro ya está en el presente.
Pero el ahora, además, incorpora el espacio al tiempo.
El ahora acepta y reconoce que vivimos en un espacio, que estamos en un lugar concreto y limitados por él.

Las tres dimensiones del espacio se relacionan con las tres dimensiones del tiempo.
El ancho es el presente, el largo el futuro y el alto el pasado.
Estamos en el pasado, el presente y el futuro a la vez, del mismo modo estamos en un espacio ancho, alto y largo.

Vivir aquí y ahora es un intento de reunir la totalidad de lo que somos.

No se trata de huir del espacio en que vivimos ni de luchar contra el paso del tiempo, sino de intensificar nuestra vida aceptando el misterio de nuestra propia existencia, ese estar aquí y ahora haciendo lo que hago y pensando lo que pienso.